Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Voluntad

Por:

“Hágase mi voluntad,
en San Pedro como en el cielo”.
Yomero

Leo los argumentos que esgrime Mauricio Fernández, alcalde de San Pedro, para continuar adelante con la construcción de un puente peatonal de 9.5 millones de pesos en Calzada San Pedro y no sé si reír y ponerme a llorar.

Dice Mau: “”No hay ningún proyecto que todo mundo esté a favor ni tampoco todo mundo en contra”, y yo me cuestiono, ¿entonces esa división de opiniones significa que forzosamente se tenga que hacer lo que él quiere y que eso implica que el derecho de los que apoyan está por encima de quienes están en contra? Esa no es una razón válida mi alcalde.

Añade Fernández: “”Ya estuvo aprobado hace siete años… y esta Administración lo volvió a aprobar”. Pues sí, pero ¿por qué si hace siete años se aprobó no se construyó? ¿Qué pasó entonces con aquellos recursos aprobados? Necesariamente algo ocurrió para detener la obra y a pesar de estar previamente aprobada requerir de nuevo presentarse ante el Cabildo, ¿cómo es que a pesar del antecedente que provocó que se detuviera ha vuelto a ser autorizada?

Existe un grupo de personas que no está de acuerdo en la construcción del puente y así lo han manifestado y han protestado de manera pública y pacífica para demostrar su inconformidad, ¿es que acaso su punto de vista y voluntad no cuentan para el alcalde y el cabildo?

Remata Mauricio diciendo que el recurso que se le paga a la empresa Structor Construcciones no se puede regresar a la Federación porque éste se asignó en forma exclusiva para el proyecto del puente, ante lo cual me pregunto, ¿Y? ¿No se subejerció ese mismo recurso hace siete años? ¿No se dejó de emplear aquel presupuesto asignado para construir la conexión entre Morones Prieto y Lázaro Cárdenas partiendo a la mitad Fuentes del Valle? El presupuesto existe porque la administración -no el Cabildo- lo propuso ante la autoridad federal, pero no lo hizo con el aval o mayoría de los vecinos y con esto quiero decir que no necesariamente porque esté ahí es necesario hacer el dichoso puente.

Hacer política es lo diametralmente opuesto a lo que hace Mauricio, es construir consensos, llegar a acuerdos, velar por los intereses de todos cuidando impulsar los acuerdos de las mayorías sin avasallar los deseos de las minorías, hacer política es ver la manera de cómo sí hacer las cosas, pero no por la mala y a la fuerza como se ha caracterizado la administración de Fernández Garza quien, cual Gabino Barrera, no entiende razones y confunde ser alcalde con ser rey.

Mauricio está ahí para hacer la voluntad del pueblo, no su voluntad.

ftijerin@rtvnews.com

Ultimas Noticias