Lo de hoy...
La información nunca está protegida
laduen%cc%83a-de-las-mareas

Presentará ‘La Dueña de las Mareas’ en la FIL de Monterrey

El próximo sábado 22 de octubre, Editorial JUS presentará en el marco de la FIL Monterrey, la novela “La dueña de las mareas”, en la sala 107 a la 19:30 Hrs.

Sinopsis
La dueña de las mareas: el amor no obedece a las reglas del ser humano
Dos cadáveres son encontrados en una choza calcinada: Amadeo Alcántara, el famoso escritor premiado en todo el mundo y una mujer oscura y misteriosa. No quedan dudas, han sido asesinados la misma noche en que una joven poetisa desaparece en las profundas aguas del mar. El nieto de uno de los hombres más ricos del pueblo, se ha suicidado.
El detective Iván Arciniega comienza la investigación del caso, el cual se complica cada vez más al encontrar los poemas que Amadeo Alcántara escribiera apasionadamente a Abril, la joven desaparecida.
He aquí una historia apasionante no sólo en el misterio que subyace en cada letra, sino en el amor y la tragedia que no abandona al lector desde el principio hasta el final.

Sobre el autor
Álvaro Ancona inició su carrera de escritor en 1986 con el libro periodístico Triunfar es algo muy divertido (1996). Le siguieron las novelas La isla de los pelícanos (1993); El Gigante (1994); El laberinto escondido de Dios (2011); El club de los perdedores (2012) y El sexto amanecer, la última profecía de los mayas (2012).
Ha sido columnista en periódicos y revistas como: Excélsior, Novedades de Yucatán, Mundo Ejecutivo, entre otros; finalista en premios literarios importantes como el Planeta de novela y el Premio Estatal de Literatura del estado de Yucatán con su novela La última profecía de la cuenta larga. En 1993 obtuvo el trofeo “La letra impresa” del periódico Novedades por la campaña “México, hermanos a la obra”. Fue coordinador de la obra Rutas históricas de México, editada por el Instituto Mexicano del Seguro social.

alvaro-ancona1Algunas opiniones:

Anamari Gomís
“Es una novela de amores incumplidos, empezó diciendo la escritora. El protagonista salió huyendo de sus dos primeros matrimonios y enviudó de Ipanema, el más grande de sus amores.
El dolor por la mujer perdida lo lleva a vivir en un pueblo del Caribe, San Tobías del mar, cuyo fundador es una suerte de Ixca Cienfuegos, como en la novela de Carlos Fuentes, que conduce a los personajes en absoluto y total silencio.

Amadeo Alcántara vive en este pueblo como un anónimo pescador. De repente, como la Beatrice del Dante aparece una jovencita que vigila su cabaña. El escritor le deja un poema en la ventana, y a partir de ese momento se desarrolla la historia de amor poética que dura más de dos años
Aparecen citas literarias constantemente, Gorostiza, Sabines, Borges, citados por el protagonista que escribe su diario, novela, cuento, poesía. Es una suerte de Polifemo enamorado de la joven Galatea. Un amor incumplido, un amor de palabra. Él la bautiza como Galatea, y en el fondo sí tiene algo de cíclope malvado.
La venganza es una parte de la novela: entre hermanas, entre madre e hija entre esposo y esposa. Toda clase de pasiones, de uniones. Es difícil en estos momentos escribir una novela de amor y aquí hay varios amores y todos incumplidos.
Son personajes muy fuertes, en especial los de las mujeres. Mundo femenino de fuerza, de potencia, de fascinación por la vida y por la literatura.
Habla del amor a través de la palabra. Los personajes se poseen por medio de la palabra.

René Avilés Fabila,
“La nueva novela de Álvaro Ancona tiene un título sugestivo”. “La dueña de las mareas”.
En un mundo literario que gusta de los best sellers y que vive pendiente de las novedades de un puñado de escritores afamados, el autor cuenta una historia interesante, escrita con una gran pulcritud y belleza; con una prosa castigada, como diría mi querida amiga Beatriz Espejo.

La obra es una mezcla de desamor y sucesos de corte detectivesco. Álvaro Ancona también ha hecho periodismo. Cuando uno ejerce las dos profesiones tiende a caer en una mezcla no muy exitosa y a veces confusa, pero Álvaro las distingue muy bien, porque en esta novela hay una prosa narrativa de tono poético e incluso los poemas son realmente de una alta calidad.

Uno de los principales méritos de la novela es el trabajo de prosa y la estructura no lineal. Los diálogos son reiterativamente elegantes y desde luego intelectuales.
Hay una atractiva relación entre lo urbano y lo bucólico. Desde hace algún tiempo, luego del éxito de novelas como “El Sol de octubre”, de Rafael Solana, “La región más transparente”, de Carlos Fuentes, y “Casi el Paraíso” de Luis Spota, que según Gustavo Sáinz abrieron por completo a la literatura urbana, siguió una generación intensa que encabezaron Juan García Ponce, Juan Vicente Melo e Inés Arredondo y finalmente la mía, a la que Margo Glantz, sin mucho tino, calificó como la de “la onda”.

Comenzó el total abandono de la Literatura rural para centrarse en las tramas del complejo mundo urbano; ello no significó que todo se redujera a las urbes. Hay sutiles mezclas y una de ellas es la novela “La dueña de las mareas”, donde en un lugar llamado San Tobías del Mar, transcurre una historia, digna de complejas ciudades como Nueva York o la Ciudad de México.
No contaré la trama, me limito a señalar que es una novela que no se cae de las manos; no se pierde el interés ni en los personajes ni en las historias, es compleja y tiene muchos elementos psicológicos muy bien logrados. No sólo hay este encuentro con la poesía, sino también con los problemas psicológicos. Sin embargo, quiero anticipar algo, el final tiene elementos de grandiosidad como de una tragedia griega: la naturaleza convertida en un demonio con brazos huracanados azota el Caribe. Desaparece San Tobías del Mar. Los sobrevivientes se convierten en meras sombras.

Álvaro Ancona logró una novela importante y sin duda diferente a las modas y tendencias fáciles que hoy pueblan las letras mexicanas”.

Ultimas Noticias

beatriz

Poeta de la democracia

La figura del poeta nicaragüense Solón Argüello ha sido rescatada por la investigadora Beatriz Gutiérrez Müller, en el libro Solón Argüello. Antología... [Seguir leyendo]