Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Oro Negro

Por:

Se fueron ya muy lejos los grandes poderosos
que nuestra linda tierra vinieron a explotar…
se van los extranjeros de Tuxpan y Tampico…
Corrido del Petróleo

En julio del 2017 las seis refinerías, seis, de petróleo con las que México cuenta, alcanzaron a producir al día un poquito arriba de 219 mil barriles de gasolina, cantidad apenas  suficiente para el consumo de cuatro estados de la república. Cifra tan baja no se había dado en 23 años. Hubo de subir la cantidad de combustible importado de los Estados Unidos: de cada diez litros que se queman en México, más de siete vienen de fuera.

Esa realidad que pocas veces se menciona esconde una potencial amenaza a la soberanía nacional mucho más seria que el fracaso de las negociaciones del TLC. En el momento en que al Presidente de los Estados Unidos se le ocurra cortar el suministro de combustibles a México, este país estará enfrentando de inmediato un colapso colosal.

El asunto es muy fácil de explicar. Las refinerías mexicanas, anticuadas y manejadas ineficientemente, operaron el año pasado a un 47 % de su capacidad. Aún y cuando estuvieran rindiendo al 90 por ciento, como las ciento cuarenta plantas refindoras que hay en los Estados Unidos, su producción no daría abasto a las necesidades mexicanas. La culpa de esto no puede atribuirse a una sola administración fallida en México: tenemos diez sexenios en los que la prioridad del desarrollo económico de México se cifró en el tráfico por carretera. Parecía lógico. El petróleo era nuestro y la gasolina era barata. El transporte de mercancías y personas por vía férrea se fue deteriorando, casi intencionalmente, para facilitarle a Ernesto Zedillo la entrega dócil de los ferrocarriles nacionales a la Southern Kansas a bajo precio.

Oscilaciones más en el tipo de cambio, oscilaciones menos, los mexicanos pagamos alrededor de un dólar por litro de gasolina llamada premium. En los expendios de las ciudades texanas fronterizas con México el galón de gasolina de 87 grados de octanaje anda costando menos de cuatro dólares. Esto prácticamente iguala el precio por litro más no la calidad.

Las empresas fabricantes de automóviles en todo el mundo están poniendo ya en el mercado –incluso en nuestro mercado-  sus nuevas versiones híbridas, que combinan el consumo de gasolina con la energía eléctrica para su propulsión. Por el momento esta especie de prototipos superan notablemente el precio de los carros antiguos,q ue consumen gasolina, pero está perfectamente claro que esa tendencia tiende a revertirse. En menos de quince años los automóviles de gasolina serán piezas de museo en los países civilizados.

El gobierno mexicano, el actual y el que viene quienquiera que gane las elecciones, le sigue apostando a quemar petróleo a lo lago de nuestras calles y carreteras. A nadie se le escapa que la contaminación que eso produce en el aire que respiramos es mayúscula, pero todavía hay precandidato que afirma que va a construir cuatro refinerías más de petróleo para seguir fumando.

Mientras tanto, el precio del barril de crudo en los mercados mundiales sigue bajando y el de la gasolina que somos incapaces de producir sigue al alza.

Mientras tanto, hay más de diez mil piquetes a los ductos de Pemex en todo el país, para la libre producción de gasolina robada. Mientras tanto, el sindicato de trabajadores petroleros sigue siendo un ejemplo de corrupción y malos manejos tolerado y fomentado por el gobierno de nuestro país.

Suave Patria.

felixcortescama@gmail.com

Ultimas Noticias