Lo de hoy...
La información nunca está protegida

Debatiendo o dialogando con millennials

Por:

Antes de andar de “indignado” por algo que no te gusta, deberías preocuparte por tener honor y dignidad, y sobretodo ser alguien digno de respeto. Así es, antes de querer criticar, deberías saber que solo porque lo viste en un video en internet, no quiere decir que tus ideas sean absolutamente ciertas o geniales.

Si no tienes una trayectoria en el tema que quieres juzgar, experiencia y conocimiento real del campo que quieres tratar, tu “critica” no es nada, es como los ladridos del perro de enfrente de tu casa. Hacen mucho ruido, pero solo son ladridos.

La critica es para corregir, no es para “atacar” como algunos limitadamente lo quieren ver, al grado que llaman ataque a cualquier critica que se les haga, aunque también hay de criticas a “criticas”, sobre todo cuando se esta en medio de un diálogo de confrontación de ideas, que no necesariamente es un debate, solo un cruce de ideas y postulados.

En un debate tiene que haber un triunfador y un vencido. En un dialogó no necesariamente, se puede llegar a acuerdos mutuos en donde las ideas confrontadas logren una cohesión armoniosa en algunos términos, aunque no en todos. Como se da en el ecumenismo en donde a pesar de las diferencias religiosas, muchos partidarios de cultos muy distintos pueden llevarse en perfecta paz y armonía.

En estos tiempos electorales esta muy de moda el discurso político mercadológico, en donde los políticos lanzan muchas propuestas con bellas y prometedoras frases, pero que en realidad solo son palabras que se las lleva el viento y pronto olvidan después de haber sido ganadores en las elecciones.

Política y religión son temas muy delicados, en donde todos creen tener la razón, aunque no la tengan. Los “menos” le echan la culpa de todo a los “más”, y los “más” atacan a los “menos” solo por no ser como ellos. Y así se la llevan casi siempre. Y es aquí donde hay que poner las cosas bien en claro. ¿Quieren debatir o quieren dialogar?

Hace poco encontré una muy sabia frase que puede ser llamada “no jugar ajedrez con palomas” que se puede ejemplificar de la siguiente manera: El intentar dialogar con un fanático religioso o con un fanático del populismo es como jugar ajedrez con una paloma. La paloma tirara las piezas, se cagará en el tablero, caminara con el pecho inflado y la cola extendida como si hubiese ganado el encuentro. Si eres inteligente, jamás juegues ajedrez con una paloma. No pierdas el tiempo con alguien que no quiere dialogar, solo seguir creyendo que tiene la razón en todo.

Y ese es en parte el problema hoy en día, hay quienes buscamos el diálogo con lógica y razonamiento, pero otros solo quieren refrendar sus creencias o ideologías, que muchas de ellas solo son “ciertas” si uno se las cree. Te retan a debatir, pero al quedarse sin argumentos, comienzan con los ataques y descalificaciones personales, pues se les ha cerrado el mundo y nublado la mente ante argumentos y evidencias que echan por tierra sus ideas.

Es triste ver como jóvenes se sienten ofendidos solo porque uno no cree en los falsos mitos que ellos creen. ¿Esa debilidad o falta de carácter solo es una deficiencia porque sus madres no tomaron suficiente ácido fólico o es un retraso intelectual voluntario por su pereza mental?

En muchas páginas de videos, portales de internet, incluso en programas de televisión podemos ver a muchas palomas gordas regodeándose en sus verdades a medias que solo juntan más moscas, pues solo generan contenido basura en sus sitios. Y a las moscas les gusta mucho la basura, pero no por ser muchas dejan de ser moscas, ni la basura deja de ser vil basura.

Ahí se los dejo de tarea.
twitter.com/belduque
facebook.com/BelduqueOriginal/

 

Ultimas Noticias